domingo, 7 de julio de 2013

Adioses

Dejó la pequeña maleta en el suelo y volvió la vista atrás, con el anhelo incipiente de convertirse en sal, o en piedra, o en aire. La ciudad, humeante aún, se desperezaba tras la larga noche de los festejos de la victoria.